Enfermedades

Hiperfunción paratiroidea: causas, síntomas y tratamiento.


Hiperparatiroidismo - disfunción paratiroidea

El hiperparatiroidismo es una glándula paratiroidea hiperactiva (hiperfunción paratiroidea) que se asocia con una mayor formación y liberación de la hormona paratiroidea y, por lo tanto, con cambios en los niveles de calcio y fosfato en la sangre. El trastorno hormonal que es más común en las mujeres puede ocurrir de diferentes maneras. El espectro de posibles síntomas se resume comúnmente como "dolor de cálculos, piernas y estómago". La forma más común y primaria generalmente requiere la extirpación quirúrgica del tejido glandular enfermo para permitir la curación.

Una breve reseña

El siguiente resumen resume los hechos más importantes sobre el cuadro clínico de una glándula paratiroidea hiperactiva. El siguiente artículo proporciona información más detallada.

  • definición: El término hiperparatiroidismo se refiere a un trastorno funcional e hiperfunción de la glándula paratiroides. El trastorno hormonal se caracteriza por una liberación excesiva de la hormona paratiroidea, que afecta los niveles de calcio y fosfato en la sangre. La hipercalcemia (aumento de los niveles de calcio) ocurre después de un largo período de enfermedad.
  • Síntomas: Se asignan diferentes síntomas a este trastorno hormonal con diferentes causas. Los primeros síntomas poco característicos también incluyen pérdida de apetito, náuseas, estreñimiento y fatiga general. Una combinación típica de síntomas ocurre más tarde, conocida como "dolor de cálculos, piernas y estómago". La enfermedad también puede ser asintomática al comienzo.
  • causas: La mayoría de las enfermedades son de causa primaria y pueden atribuirse a una enfermedad de la glándula paratiroidea, como un tumor benigno o maligno. Si el desencadenante es de naturaleza secundaria, las enfermedades subyacentes de otros órganos causan una producción excesiva de hormona paratiroidea. Durante un período de tiempo más largo, la variante secundaria también se puede combinar con la primera (enfermedad terciaria).
  • diagnóstico: Un análisis de sangre proporciona la información más importante. En los exámenes de rutina, la evidencia de un nivel excesivamente alto de hormona paratiroidea y otros parámetros a menudo conduce a un diagnóstico aleatorio. Se pueden considerar exámenes de ultrasonido y una gammagrafía de la glándula paratiroides para protección y aclaración adicional.
  • tratamiento: En la forma primaria más común, generalmente es necesaria una operación para extirpar el tejido glandular enfermo para permitir la curación. El tratamiento farmacológico solo es posible en algunos casos, pero solo tiene un efecto sintomático limitado.
  • Naturopatía: Los métodos de diagnóstico bioenergético y los métodos de tratamiento naturopático, como la electroacupuntura, pueden ofrecer una alternativa para los afectados, especialmente en la variante secundaria con ciertos trastornos reguladores en el equilibrio de vitamina D, calcio y fosfato.

Definición

El hiperparatiroidismo (HPT) se refiere a una glándula paratiroidea hiperactiva. La glándula paratiroides consta de cuatro glándulas productoras de hormonas, los llamados cuerpos epiteliales (glándulas paratiroides superiores e inferiores), que se pueden encontrar directamente detrás de la glándula tiroides en el área del cuello. La tarea principal de esta glándula hormonal es la formación y liberación de la hormona paratiroidea (PTH), que regula el equilibrio de calcio y fosfato en el cuerpo. La hormona paratiroidea aumenta el nivel de calcio en la sangre mientras reduce el nivel de fosfato. El calcio y el fosfato juegan un papel importante en el crecimiento y la descomposición de los huesos y mantienen estos procesos en el equilibrio necesario siempre que la glándula paratiroidea funcione normalmente. Además, la vitamina D está significativamente involucrada en el equilibrio de calcio y fosfato y, por lo tanto, adquiere una función central en el cuidado de los huesos.

La hiperfunción conduce a una formación excesiva de hormona paratiroidea, que se libera en el torrente sanguíneo y aumenta el contenido de calcio en la sangre. Si esta condición persiste, se produce hipercalcemia. La mayor provisión de calcio en la sangre se logra mediante procesos metabólicos modificados. El calcio se libera cada vez más en el metabolismo óseo, lo que conduce a una mayor descomposición de la cal (carbonato de calcio) de los huesos. También hay más cambios metabólicos, por ejemplo en los riñones y los intestinos. El fosfato se excreta cada vez más en la orina.

Hay tres formas diferentes. El hiperparatiroidismo primario (pHPT) es la causa más común de trastornos paratiroideos. En enfermedades de otros órganos como la causa de la enfermedad, se habla de hiperparatiroidismo secundario (SHPT). La tercera forma rara, el hiperparatiroidismo terciario (tHPT), puede surgir como resultado de una variante secundaria en curso.

La variante principal del hipertiroidismo es uno de los trastornos endocrinos más comunes (trastornos hormonales y metabólicos). La diabetes mellitus es lo primero, pero el hipertiroidismo y el hipotiroidismo son comunes y hiperactivos.

El trastorno hormonal puede ocurrir a cualquier edad, pero la mayoría de los casos se observan después de los 45 años. Las mujeres se ven afectadas dos veces más que los hombres. Existe la presunción de que el aumento de la pérdida ósea (osteoporosis) en las mujeres después de la menopausia permite una mayor tasa de diagnóstico de funciones paratiroideas no detectadas previamente.

Síntomas: cálculos, piernas, dolor de estómago.

Por lo general, no hay síntomas al inicio de la enfermedad y la enfermedad puede ser asintomática durante años. A veces, sin embargo, las personas informan síntomas no específicos en una etapa temprana, como:

  • Hipertensión,
  • Pérdida de apetito,
  • Quejas gastrointestinales como náuseas y vómitos o estreñimiento,
  • fatiga cronica,
  • Depresiones
  • ineficiencia mental y física.

Si la enfermedad no se reconoce y se trata temprano, generalmente se produce una combinación de síntomas en una etapa avanzada, que se resume bajo el término "dolor de piedra, piernas y estómago". Esto describe las siguientes secuelas, a menudo dolorosas:

  • Dolor de piedra: Cálculos renales o cálculos biliares, depósitos calcáreos en músculos, articulaciones, riñones (nefrocalcinosis difusa) y páncreas.
  • Dolor de pierna: Dolor de espalda, dolores corporales, dolor óseo, inflamación ósea, huesos rotos, deformidades óseas.
  • Dolor de estómago: Úlceras gástricas.

La razón de estas quejas es el exceso de calcio en la sangre. Los depósitos y calcificaciones causados ​​por esto (dolor de cálculos) pueden afectar los riñones y provocar riñones poco activos crónicos. Además, se insta al cuerpo a orinar con frecuencia y aumenta la sensación de sed. Esto puede conducir a una pérdida severa de líquidos. Las piedras en el páncreas también pueden provocar inflamación del páncreas (pancreatitis).

Debido al exceso de hormona paratiroidea, se libera calcio de los huesos y el hueso se descompone (dolor en las piernas). La consiguiente deficiencia de calcio en los huesos puede conducir a osteoporosis, quistes óseos o muy raramente a tumores óseos, por ejemplo, un osteoclastoma (tumor de células gigantes).

Se cree que el mayor contenido de calcio conduce, entre otras cosas, a una mayor producción de ácido en el estómago, lo que favorece la formación de úlceras estomacales (dolor de estómago). En relación con el síndrome de hipercalcemia, también puede ocurrir pérdida de peso y anorexia.

En pacientes con hiperparatiroidismo secundario o terciario, pueden ocurrir los mismos síntomas que en la primera variante más común. Sin embargo, los síntomas exactos dependen de la enfermedad subyacente.

Causas

Las causas de una glándula paratiroidea hiperactiva y la sobreproducción de hormona paratiroidea asociada pueden ser de naturaleza primaria o secundaria. En la mayoría de los casos, estas son causas primarias que se relacionan exclusivamente con trastornos de la función paratiroidea misma (pHPT). Enfermedades tales como un tumor productor de hormonas benignas (adenoma), agrandamiento y sobreproducción funcional de la glándula paratiroides (hiperplasia) y muy raramente un carcinoma maligno (cáncer de paratiroides) se cuestionan como desencadenantes. Por lo general, solo se ve afectado un cuerpo epitelial. La hipercalcemia sigue a la sobreproducción no regulada o autónoma (independiente) de la hormona paratiroidea.

La enfermedad hereditaria de la neoplasia endocrina múltiple tipo 1 (síndrome MEN1) rara vez se identifica como la causa. En esta enfermedad, varios tumores de órganos productores de hormonas y tumores no docrinos (por ejemplo, lipomas) ocurren al mismo tiempo. La glándula paratiroidea se ve afectada con mayor frecuencia y más del 90 por ciento de los afectados por MEN1 desarrollan un estado hiperactivo. Por lo general, al menos dos órganos se ven afectados, con el páncreas y el intestino o la glándula pituitaria a menudo aún afectados. La hipercalcemia y el hiperparatiroidismo también pueden ocurrir en la neoplasia endocrina múltiple tipo 2 (síndrome MEN2).

Las causas secundarias (sHPT) son enfermedades básicas de otros órganos, que como consecuencia posterior desencadenan una producción excesiva de hormona paratiroidea. La causa secundaria más común es la enfermedad renal crónica o la insuficiencia renal.

Las enfermedades inflamatorias intestinales o la cirrosis hepática también pueden ser la causa de esto. Estas enfermedades causan una deficiencia de calcio en la sangre (hipocalcemia) por varias razones (aumento de la pérdida de calcio, ingesta insuficiente de calcio y vitamina D) y en el curso posterior también hay deficiencia de fosfato y deficiencia de vitamina D o trastornos de utilización de vitamina D. Esto a su vez estimula la producción de hormonas en la glándula paratiroides y se produce hiperplasia, que afecta a las cuatro células epiteliales.

Estos síntomas de escasez y deficiencia ocurren muy raramente debido a una nutrición inadecuada.

Si hay una hiperfunción secundaria durante un período de tiempo muy largo, también puede ocurrir un adenoma similar a la forma primaria. Esta combinación de causas es entonces la forma terciaria de la enfermedad.

Diagnóstico

No es raro que la enfermedad se note o se sospeche en el curso de los exámenes de rutina cuando se toma un conteo sanguíneo. En la variante primaria, los valores en sangre típicamente muestran un mayor valor de calcio (valor de calcio en suero), un valor reducido de fosfato y un alto nivel de hormona paratiroidea. Si, por otro lado, el nivel de calcio es bajo, con un alto nivel de hormona paratiroidea, estos valores de laboratorio proporcionan una indicación de la presencia de la variante secundaria.

Si hay sospecha de hiperparatiroidismo, se recomienda atención médica especializada, especialmente para trastornos hormonales (endocrinología). En este contexto, se hacen más aclaraciones y diagnósticos precisos. Esto incluye, entre otras cosas, una determinación del calcio en la orina durante 24 horas. Un examen de ultrasonido (ecografía) y una gammagrafía de la glándula paratiroides sirven para identificar posibles cambios patológicos en el tejido.

Con la ayuda de la gammagrafía tiroidea, se pueden distinguir las áreas normales de aquellas con actividad metabólica reducida o aumentada. Con este examen, es posible diferenciar los tumores benignos (los llamados "nódulos calientes") del cáncer. Además, también se utilizan otros métodos de imagen como la resonancia magnética o la tomografía computarizada. Estos últimos se usan principalmente cuando se sospecha que las enfermedades de otros órganos son la causa.

Para aclarar aún más si se trata de una forma secundaria, también se verifica la función renal (determinación de la creatinina sérica) y el suministro de vitamina D en el cuerpo (metabolitos de la vitamina D, 25-OH-colecalciferol). Los análisis de sangre adicionales pueden ampliar los diagnósticos generales de laboratorio, como la fosfatasa alcalina.

Tratamiento

En general, la terapia depende de la forma existente de hiperparatiroidismo y la causa respectiva. El objetivo general es restaurar los niveles de calcio a niveles normales. La variante secundaria se centra en medidas para tratar la enfermedad subyacente. La rara neoplasia endocrina múltiple también requiere un concepto de terapia especial.

El tratamiento y la curación de una enfermedad primaria y terciaria generalmente requiere una operación en la que se extirpa el tejido afectado de la glándula paratiroides. Los medicamentos solo se usan para esta enfermedad bajo ciertas condiciones, pero en principio no conducen a una cura.

Terapia quirurgica

Si solo una de las cuatro glándulas paratiroides se ve afectada, el adenoma se elimina mediante un procedimiento mínimamente invasivo. Las glándulas sanas que quedan en el cuerpo asumen la función completa después de un corto tiempo, por lo que generalmente no se esperan más complicaciones.

Si las cuatro glándulas se ven afectadas, hay una intervención importante y una incisión en la piel en el área del cuello. En principio, todos los cuerpos epiteliales tendrían que ser eliminados. Sin embargo, debido a la falta de terapia de reemplazo hormonal, esto conduciría a una falta permanente de hormona paratiroidea y calcio en la sangre. Para evitar esto, se intenta mantener suficiente tejido paratiroideo sano.

Hay dos métodos quirúrgicos para esto: la extracción incompleta de las glándulas paratiroides (paratiroidectomía subtotal o resección 3 1/2) y la extracción completa (paratiroidectomía total) con autotrasplante de fragmentos de células epiteliales, por ejemplo, en los músculos de un brazo. Las partes restantes de la glándula paratiroides (también en otras partes del cuerpo) pueden asumir la función completa de la producción de hormonas después de un cierto tiempo.

Medicamento

Con la medicación es posible aumentar la sensibilidad del receptor de calcio con el medicamento Cinacalcet y, por lo tanto, reducir la liberación de la hormona paratiroidea. Sin embargo, este medicamento solo debe administrarse bajo el control de los niveles de calcio y hormona paratiroidea. Este es un tratamiento sintomático y generalmente se prefiere la cirugía.

Si la función paratiroidea ya no se pudo mantener después de una operación, hay una función insuficiente (hipoparatiroidismo) y una deficiencia de calcio. En este caso, el nivel de calcio debe ser regulado por medicamentos. El calcio se puede usar en combinación con suplementos de vitamina D. Sin embargo, la falta de hormona paratiroidea complica la producción de la forma de vitamina D metabólicamente activa.

Si hay una llamada crisis hipercalcémica en el curso de la enfermedad, hay una emergencia médica potencialmente mortal que provoca la muerte en aproximadamente la mitad de todos los afectados. Debido a esto, son necesarias medidas inmediatas, que también requieren la administración de medicamentos como los bifosfonatos (pamidronato, neridronato) y calcitonina.

Naturopatía

Con respecto a la hiperfunción secundaria, el diagnóstico y el tratamiento naturopático pueden ofrecer una opción alternativa para los afectados. Clínicamente, no se pueden determinar inmediatamente las relaciones aparentes de los trastornos reguladores en el equilibrio de la vitamina D, el calcio y el fosfato con la ayuda de métodos de diagnóstico bioenergéticos de la naturopatía y la medicina alternativa. También hay numerosos tratamientos naturopáticos que pueden compensar eficazmente estos trastornos regulatorios y funcionales tan finos (también relacionados con la energía). En este contexto, vale la pena mencionar los métodos de electroacupuntura, diagnóstico biofuncional, vegatest y kinesiología.

Si se excluyen otras opciones de terapia, se usa una terapia alternativa para aliviar los síntomas. Esto consiste principalmente en ingerir muchos líquidos, comer una dieta baja en calcio y alta en fosfato y posiblemente tomar tabletas de vitamina D y fosfato bajo supervisión médica. (jvs, cs; actualizado el 17 de diciembre de 2018)

Más lejos:
Hipertiroidismo
Tiroides poco activa
Tiroides inflamada

Autor y fuente de información

Este texto corresponde a los requisitos de la literatura médica, las pautas médicas y los estudios actuales y ha sido revisado por médicos.

Dr. rer. nat. Corinna Schultheis

Hinchar:

  • Sociedad Alemana de Endocrinología y Diabetes Infantil (DGKED): directriz S1: hiperparatiroidismo primario, a partir de marzo de 2016, awmf.org
  • Amboss GmbH: hiperparatiroidismo (hiperfunción paratiroidea) (acceso: 03.07.2019), amboss.com
  • Deutsches Schilddrüsenzentrum GmbH: Enfermedades de las glándulas paratiroides (consultado: 03.07.2019), deutsches-schilddruesenzentrum.de
  • Mayo Clinic: hiperparatiroidismo (acceso: 03.07.2019), mayoclinic.org
  • Bilezikian, John P. / Bandeira, Leonardo / Khan, Aliya / et al .: Hyperparathyroidism, The Lancet, 2017, thelancet.com
  • The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases: Primary Hyperparathyroidism (consultado el 3 de julio de 2019), niddk.nih.gov
  • Servicio Nacional de Salud del Reino Unido: hiperparatiroidismo (acceso: 03.07.2019), nhs.uk
  • Herold, Gerd: Medicina interna 2019, autoeditado, 2018

Códigos ICD para esta enfermedad: los códigos E21ICD son cifrados válidos internacionalmente para diagnósticos médicos. Puedes encontrar p. en cartas del médico o en certificados de discapacidad.


Vídeo: Qué es el hipoparatiroidismo y cómo tratarlo (Octubre 2021).